QUE ES?

Biblioterapia: cómo ayuda y libros recomendados para apoyar la terapia psicológica

 

La escritura mejora los procesos mentales, despierta los sentimientos y por último también impulsa la actividad creativa. Es un recurso que todos poseemos y que tiene una alta capacidad terapéutica ya que permite unificar la parte racional, verbal, cognitiva con la parte emocional.

 

 

"Al abrir un libro nos sumergimos en diferentes historias hasta olvidarnos de la nuestra. Otras veces llegamos a descubrir cosas de nosotros mismos a través de sus personajes. Una buena lectura puede ser el mejor refugio donde aliviar nuestra alma y un antídoto contra las adversidades"

 

 

Qué es eso de la biblioterapia?

Etimológicamente, la palabra biblioterapia proviene del griego “biblio”, libro y “terapia”. La biblioterapia es la actividad cuyo objetivo es curar a través de un libro.

Según esta definición, podemos considerar el libro y – por extensión – el e-book como un método que puede ejercer un efecto positivo en la recuperación de aquellas personas con trastornos psicológicos e, incluso, físicos. El National Institute for Health and Care Excellence (NICE), recomienda la biblioterapia para la depresión o los trastornos de ansiedad ya que la considera un tipo de terapia cognitiva de baja intensidad que proporciona ayuda en casos leves.

Podemos considerar que hay dos tipos fundamentales de biblioterapia:

Bilbioterapia clínica. Su objetivo es permitir a los pacientes la modificación de actitudes y conductas. Se suele realizar en los hospitales y clínicas para aquellos pacientes afectados de TCA, trastornos depresivos y de ansiedad, TDAH… Suelen ser “recetados” por psicólogos y psiquiatras.

Bilbioterapia evolutiva o de desarrollo personal.Su objetivo es el uso de la lectura para el desarrollo personal. Se puede usar de forma individual o grupal, preventiva o correctiva, en clínicas y hospitales, bibliotecas, centros educativos y de acogida,…

 

¿Tiene efectos la biblioterapia en el cerebro?

Una investigación realizada en 2006 en la Universidad Jaume I de Castellón consistió en practicar una RMN cerebral a voluntarios sanos mientras leían palabras que evocaban olores intensos como “ajo”, “canela”, “jazmín”. Posteriormente leyeron palabras neutras que no asociaban ningún olor. Todas ellas activaban diferentes áreas cerebrales solo que las primeras lo hacían con las correspondientes al área olfativa.

De la misma manera,otras investigaciones han concluido que al leer palabras como “chupar”, “agarrar” o “dar una patada” se activan, respectivamente, áreas de la corteza premotora relacionadas con la cara, los brazos y las piernas.

Biblioterapia para mejorar la empatía

Hemos hablado otras veces ya de la empatía  que es aquella capacidad de percibir las emociones tanto positivas como negativas del otro y saber ponerse en el lugar del otro.Precisamente, el hecho de ser empáticos es uno de los factores que permite la vida en sociedad.

David Comer Kidd y Emanuele Castano, investigadores de la New School for Social Research en Nueva York, en un artículo que publicaron en la revista Science, dividieron entre lo que llamaron alta literatura de la baja lieratura cuyos ejemplos eran las novelas románticas de Danielle Steel o los libros de no ficción. Según los investigadores, los primeros mejoraban de forma significativa sus puntuaciones en los tests de empatía ya que se convierte en un simulador de la realidad.

Esta investigación no estuvo exenta de críticas. Sin embargo, aparecieron otros estudios que apuntaban en la misma dirección. De hecho, según Castano, “la empatía es un componente clave del comportamiento social y de la moralidad, en general. Para mi, sí,la empatía te hace una mejor persona”.

¿Cura la biblioterapia?

Dejando aparte los libros de autoayuda, hemos visto que los beneficios de la lectura son múltiples. Nos puede alegrar un día triste, nos puede hacer ganar empatía, nos puede hacer desarrollar nuestra inteligencia emocional o práctica e, incluso, nos puede hacer mejorar como personas.

La biblioterapia definida como “el empleo de los libros y la lectura en el tratamiento de las enfermedades nerviosas” aparece en el Diccionario Médico Ilustrado de la Editorial Dorland’s, en 1941.

Mucho antes, en 1916, un artículo publicado en la revista The Atlantic Monthly decía que el Dr. Bangster recetaba libros a sus pacientes ya que, según él, “un libro puede actuar como un estimulante, un tranquilizante,…pero debe hacer algo”.

Por su parte, Mifflin de la Universidad de Sussex, ha obtenido de su estudio que leer es más eficaz para aliviar el estrés que ir a dar un paseo, por ejemplo. De hecho, el nivel de estrés de los participantes en el estudio disminuyó en un 68% pocos minutos después de haber iniciado cualquier tipo de lectura.

“The School of life” es una iniciativa creada en Inglaterra por Alain de Boton y que, aunque aparenta ser una librería, ofrece cursos, talleres, charlas y, sobre todo, un servicio de biblioterapia tanto presencial como virtual que, desde 2007 llevan a cabo Susan Elderkin y Ella Berthout, autoras de “The novel cure”. Recomiendan libros para pacientes con problemas vitales desde los que acaban de salir de una relación, los que estan pasando por un duelo, los que se sienten nerviosos,…Sin embargo, no recomiendan libros de autoayuda.

El National Institute for Health and Care Excellence (NICE), recomienda la biblioterapia para los trastornos depresivos y de ansiedad ya que, según dicho organismo, se puede considerar una terapia cognitiva- conductual de baja intensidad para casos leves.

Pautas para la biblioterapia

En el año 2001, la International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA) presentó las “pautas para bibliotecas al servicio de pacientes de hospital, ancianos y discapacitados en centros de larga duración” en el cual se potencia la idea de que los libros y cualquier otro tipo de material bibliotecario tienen un efecto positivo en la recuperación tanto de las enfermedades fisicas como psicólogicas.

Cualquier programa de biblioterapia – ya sea para adultos o niños – se debe planificar, empezando por quienes son los destinatarios de dicha terapia:

  • Aflicción socioemocional. Pacientes con trastornos graves, socialmente vulnerables o con dificultades de desarrollo. Se aplica tanto biblioterapia clínica como evolutiva.
  • Edad. De ella depende el nivel de comprensión lectora, la capacidad de resolución de problemas, el tema del libro, el tipo de material que se elija,…
  • Intereses: Respecto al tema de elección del libro.