Noticias de interés

31. oct., 2017

Se ha constatado lo beneficioso que puede ser la práctica de esta y otras disciplinas orientales para personas con problemas cardiovasculares. 

Europa Press. China 09/03/2016 a las 22:01
Etiquetas
         
Practicar Tai Chi o yoga contribuye a la mejora de la salud, especialmente, en caso de padecer una enfermedad cardiovascular.
Ejercicios chinos tradicionales, como el 'taichí', pueden mejorar la salud y el bienestar de las personas que viven con enfermedad del corazón, presión arterial alta o derrame cerebral, según una nueva investigación publicada en 'Journal of the American Heart Association'.


"Los ejercicios chinos tradicionales son de bajo riesgo, una prometedora intervención que puede ser de utilidad en la mejora de la calidad de vida en pacientes con enfermedades cardiovasculares, la principal causa de discapacidad y muerte en el mundo", afirma Yu Liu, coautor del estudio y decano de la Escuela de Kinesiología de la Universidad del Deporte de Shanghai, en China.

Más de 2.000 pacientes de diez países
El principal investigador del trabajo, Chen Pei-Jie, presidente de la Universidad de Shanghai del Deporte y su equipo revisaron 35 estudios con 2.249 participantes de diez países. Así, encontraron que entre los participantes con enfermedad cardiovascular, los ejercicios chinos ayudaron a reducir la presión arterial sistólica (el número superior) en más de 9,12 mm Hg y la presión arterial diastólica (el número inferior) por más de 5 mm Hg en promedio.

También vieron pequeñas caídas, pero estadísticamente significativas, en los niveles de colesterol malo (lipoproteína de baja densidad) y los triglicéridos. Los ejercicios chinos también parecían mejorar la calidad de vida y reducir la depresión en pacientes con enfermedad cardiovascular, pero los ejercicios tradicionales chinos no mejoraron significativamente la frecuencia cardiaca, el nivel de condición física aeróbica de los participantes o las puntuaciones en un cuestionario de salud general.

La revisión sólo analizó investigaciones que asignaron al azar a los participantes a grupos que realizan ejercicios tradicionales chinos (principalmente 'taichí', Chi Kung y Baduanjin), con la participación en otro tipo de ejercicio o que no hicieron ningún cambio en el nivel de actividad.

Los científicos señalan que aunque su revisión proporciona una buena visión general del impacto de los ejercicios tradicionales chinos en los factores de riesgo cardiovascular, hay varias limitaciones: los criterios de inclusión variaron entre los estudios; los participantes fueron seguidos durante un año o menos; los ejercicios tradicionales chinos son de formas muy diferentes y la mayoría de los resultados fueron evaluados por los responsables del estudio, que sabían al grupo al que pertenecían los participantes, lo que podría sesgar los resultados.

Liu y su equipo han estado estudiando los beneficios de los ejercicios tradicionales chinos en una serie de enfermedades durante más de cinco años.Estos expertos planean llevar a cabo nuevos ensayos controlados aleatorios para confirmar el efecto de diferentes tipos de ejercicios tradicionales chinos sobre las enfermedades crónicas.

27. oct., 2017

Beneficios del Tai Chi para adelgazar

¿Has oído hablar de los grandes beneficios del Tai Chi para la salud y que incluso puede ayudarnos a bajar de peso? Esta práctica asiática milenaria ya hace décadas que está extendida en todo el mundo y cada día se practica de forma más habitual. Tanto quienes buscan relajarse como ejercitarse de forma suave optan por ejercicios y disciplinas como el Yoga, el Tai Chi o el Chi Kung. Pero, además, cada vez hay más personas que también recurren a estos métodos saludables para perder unos kilos y a la vez cuidarse.

Por este motivo, en este artículo  vamos a explicarte cuáles son los beneficios del Tai Chi para adelgazar y para la salud en general, así como cuál es su origen y cómo puedes practicarlo.

Qué es el Tai Chi y para qué sirve

El Tai Chi Chuan es una disciplina marcial procedente de Asia, concretamente de China, la cual comenzó como un conjunto de técnicas que servían para la lucha cuerpo a cuerpo pero que, poco a poco, fue derivando a movimientos lentos y suaves para equilibrar la mente y el cuerpo a la vez que se mantenía gran contacto con la naturaleza y con uno mismo, ganando así más consciencia externa e interna y mejorando la concentración.

Existen mucho estilos de Tai Chi Chuan, pero el comúnmente practicado en todo el mundo y conocido como simplemente Tai Chi es en realidad el Tai Chi Yang, la versión más centrada en el bienestar tanto físico como mental que busca la mejoría de la salud y de la paz interior. En cambio, se podría decir que esta parte es realmente muy parecida al Chi Kung o Qi Gong, que es una disciplina con ejercicios de meditación con movimientos que realmente carece de aplicación marcial, ya que se creó directamente para equilibrar la mente y el cuerpo de forma saludable y no con un fin marcial.

Si te estás preguntando por qué hacer Tai Chi, entendiéndolo como los ejercicios suaves que se suelen enseñar en las escuelas, centros y gimnasios de todo el mundo, debes pensar en que es una práctica muy saludable para todo tu cuerpo ya que se considera que se realiza meditación y ejercicio físico a la vez, por lo que también es conocido como "meditación en movimiento".

Descubre a continuación cuáles son los beneficios de esta práctica de origen chino para la salud y para conseguir bajar peso naturalmente.

 

Beneficios del Tai Chi para adelgazar y para la salud

Existen otras disciplinas pertenecientes o relacionadas con las artes marciales que son mucho más efectivas para perder peso ya que realmente implican ejercicios de cardio y de movimientos rápidos que permiten una mayor quema de grasas, pero si buscas beneficios como meditación, relajación, tonificar y ganar equilibrio a la vez que activas el organismo y el metabolismo mejorando la pérdida de peso el Tai Chi o el Chi Kung son una buena opción para ti.

A continuación, explicamos cuáles son los beneficios del Tai Chi para la salud y para adelgazar:

Más equilibrio, fuerza y energía

Como los movimientos son lentos pero continuos y no se para de cambiar de postura, aunque algunas se mantengan un rato, con la práctica se va aumentando el equilibrio y la fuerza y nos sirve para tener más consciencia de todo nuestro cuerpo. Además, practicar cualquier tipo de ejercicio siempre es beneficioso para tener más energía, pero esta disciplina china es especialmente útil para ello puesto que nos ayuda a relajarnos a la vez que mejora nuestra concentración y respiración.

Reduce de la celulitis y activa el metabolismo

Gracias a los movimientos lentos pero seguidos se consigue activar el metabolismo de forma que se mejora el gasto de energía y la reducción de los depósitos de grasas, quemando algunas calorías a la vez que nos relajamos y recargamos energía. No es un ejercicio fuerte que ayude a perder mucho peso, pero sí contribuye a mejorar y acelerar el proceso para reducir la celulitis, siempre y cuando se tenga una alimentación equilibrada y se realice más ejercicio aparte de esta práctica oriental.

Combate la ansiedad y el estrés

La forma en que más nos ayuda el Tai Chi para adelgazar es enseñándonos a controlar el estrés y la ansiedad, logrando dejar de comer en exceso por estos motivos. Al armonizar y ganar equilibrio tanto de cuerpo como de mente se logra una gran relajación y se gana control sobre uno mismo para poder tomar decisiones habiendo pensando antes un poco más y no de forma impulsiva. Nos ayuda a encontrar nuestro propio equilibrio o centro y a que olvidemos los problemas que nos generan ansiedad en el día a día, al menos por un rato.

Fortalece los huesos

Al tratarse de un ejercicio de bajo impacto el Chi Kung y el Tai Chi ayudan a cuidar las articulaciones y a mejorar todo el sistema óseo. Además, el riesgo de sufrir una lesión ósea practicando estas técnicas es prácticamente nulo. Es perfecto para personas con problemas óseos y de articulaciones y para las que busquen prevenirlos.

Aumento del autoestima

Gracias al equilibrio y consciencia propia que aporta esta práctica quienes la realizan a menudo o de forma habitual aseguran que se sienten mucho mejor consigo mismos y tienen más confianza, mejorando el autoestima.

Por lo tanto, el Tai Chi-Chi Kung para adelgazar rápido no es una de las mejores opciones entre las distintas disciplinas orientales para ejercitar cuerpo y mente, puesto que carece de movimiento de cardio los cuales son esenciales para activar el metabolismo y quemar grasas de forma mucho más rápida.

Irene Juste

29. sep., 2017

Wu Wei: el taoísmo nos trae una filosofía para vivir la vida

Vivir de una forma sencilla y austera. Una filosofía oriental con la que reconstruir nuestras relaciones.

Bertrand Regader

 

A veces, la vida se vuelve tan complicada que resulta difícil no perderse en un torrente de sensaciones. Recuerdos dolorosos que nos recuerdan al pasado, sensaciones que nos llegan a través de los sentidos desde el presente, fantasías y temores que proyectamos hacia el futuro... Lo que nos ocurre de verdad se mezcla con lo creado por nuestra propia mente

A veces, este hecho hace que nos confundamos y lleguemos a un estado de saturación del que resulta complicado salir. Afortunadamente, hay formas de pensamiento provenientes de Asia que pueden servir para vivir de acuerdo al principio de la simplicidad.

En concreto, el taoísmo, una filosofía nacida en la China antigua, es conocido por haber creado un concepto para expresar esta idea: Wu Wei, que significa literalmente "no acción".

 

Aceptación

9 consejos para aceptar los cambios de la vida

El camino del Tao

En un mundo en el que priman las ambiciones personales y las ansias de acumular poder, el Wu Wei es revolucionario, pero para entender su significado debemos retroceder más de 25 siglos, hasta llegar a la China contemporánea a filósofos griegos como Heráclito o Parménides.

En esta época, el pensador chino Lao Tse escribió un texto conocido como Tao Te Ching, o "libro del camino de la virtud", que fue la pieza fundacional del taoísmo. ¿Cuál era la idea de virtud según este filósofo? Su concepción de lo que es moralmente bueno estaba muy relacionada con el modo en el que creía que funciona el cosmos, que entendía como un proceso de cambio constante que se produce de manera natural y fluida.

Lao Tse creía que el estado natural de las cosas debía incluir el modo en el que las personas nos comportamos. De ese modo, el comportamiento apropiado es el que imita el fluir simple y natural de las cosas. El Wu Wei es justamente esta idea: no alterar el transcurso natural de las cosas saliéndonos del camino por el que, por defecto, fluyen las cosas.

Así, al contrario de lo que ocurre en las culturas occidentales, la filosofía del taoísmo no resalta la importancia de la acción, sino la necesidad de vivir de manera sencilla. Mientras que desde la mentalidad occidental los cambios son vistos como el fruto de luchas entre fuerzas de la naturaleza o de la sociedad, desde el taoísmo se entiende que los procesos de cambio son sencillos y naturales. Es decir, que no tiene sentido no aceptarlos y tratar de impedir que ocurran.

Una vida regida por el Wu Wei

El Wu Wei implica no concentrar la atención en necesidad de actuar, sino dejar que las cosas fluyan. Implica también sentir más apego por la sencillez que por las ambiciones y los deseos.

Pero, además, proporciona un estado mental que puede servir para meditar y para alcanzar un estado de relajación, perdiendo de vista las preocupaciones acerca de lo que nos imaginamos, lo que nos mantiene en el pasado y lo que ni siquiera tiene por qué ocurrir.

Esta poderosa idea es que, si queremos vivir el presente de forma auténtica, en vez de intentar olvidar o tratar de no pensar, simplemente debemos renunciar a estas preocupaciones. Ni intentar arrancárnoslas de encima, sino desprendernos de ellas con sencillez, no dedicar esfuerzos a mantenerlas como nosotros.

La idea que está detrás del Wu Wei es que muchas de las acciones que creemos que nos hacen vivir de forma más pura y simple en realidad las abordamos como misiones en las que hay un objetivo al que llegar mediante la acción, lo cual hace que nos frustremos.

Si en vez de enfocarlo de este modo aceptamos que la no acción es lo natural, que la virtud está en no alimentar nuestros problemas a través de nuestros esfuerzos por traerlos a la realidad, viviremos con más calma y dispondremos de un mejor equilibrio emocional.

Apreciando las virtudes de la sencillez

Si dejamos que la filosofía del Wu Wei entre en nuestras vidas, podremos abrazar la sencillez de nuestra existencia manteniéndonos al margen de dramas y preocupaciones que, aunque no nos demos cuenta de ello, necesitan de nuestro permiso para inundar nuestra mente.

Mantener la mirada fijada en lo que ya ha pasado y en lo que aún no estamos experimentando es esa clase de complicaciones a las que nos aferramos sin darnos cuenta.

El taoísmo propone que la naturaleza de los problemas que nos pueden llegar a asaltar a lo largo de nuestras vidas tiene que ver con el exceso, y no con la carencia; algo impensable para la cultura típicamente europea.

Así, las claves prácticas con las que guiarse para vivir según este principio de la simplicidad son las siguientes:

  • Dejar que la mente fluya en los momentos de calma, en vez de intentar dejar de pensar.
  • Aprender a apreciar el desarrollo de cambio natural de las cosas, que es aquél que se produce sin que nuestros objetivos y aspiraciones interfieran.
  • Aceptar que los problemas son creados de forma activa por nosotros.
  • No preocuparse por el modo en el que esos problemas son representados en nuestra mente, dejar que se disuelvan solos en el torrente de nuestro pensamiento.

En definitiva, la filosofía taoísta, a través del Wu Wei, nos invita a valorar la simplicidad como estilo de vida por encima de las apariencias, los deseos y las expectativas.

Para poder sacar provecho de este modo de vida es necesario dejar de asumir que lo malo que nos ocurre se debe a la falta de elementos y pasar a aceptar los procesos de cambio, cuando no los podemos evitar o hacerlo supondría crearnos nuevas complicaciones.

 

29. sep., 2017

1. Atención en la respiración

Esta es una de las maneras más clásicas de habitar el presente. Cuando sientas que tu mente está dispersa, vuelve tu pensamiento a tu respiración. Siente qué partes de tu cuerpo se activan cuando respiras y por unos minutos dedícate a sentir tu respiración.

 

2. Vista en el paisaje

También puedes volver al presente al observar el paisaje a tu alrededor. ¿Qué ves? Céntrate en todo lo que te rodea con calma y atención. Este recorrido traerá tu mente al presente.

 

3. Pensamiento en lo que hacemos

Otra opción es traer el pensamiento hacia lo que estamos haciendo en un determinado momento. Por ejemplo, si estamos comiendo o leyendo, dejemos que toda la atención se centre en cada detalle de estas acciones.

 

4. Conciencia corporal

Un ejercicio que se aprovecha mucho en las meditaciones es el de recorrer con tu mente el estado de tu cuerpo. Siente tu cabeza, tus brazos, tu torso y baja hasta tus piernas y pies. No dejes pasar ningún detalle. Así podrás mantener tu pensamiento en cómo te sientes en un determinado momento.

 

A veces, mediante pequeñas acciones se logran grandes progresos. El camino al bienestar integral es así. Poco a poco, la práctica de determinados ejercicios como los que proponemos en este texto te ayudarán a encontrar la paz y estabilidad que el mindfulness ofrece. Puedes practicar en cualquier momento, y de forma paulatina verás los resultados.

18. jul., 2017

Taichi y Chikung nos ayudan a paliar los efectos del estrés

“…estoy cansada”, “…No tengo ganas de nada …”, “… No me encuentro bien”,  son hoy frases fácilmente expresadas por las personas del mundo actual. Taichi y chikung nos pueden ayudar a decirlas menos.

La palabra estrés ha formado parte de nuestro vocabulario actual y cotidiano.

Para paliar las consecuencias del estrés crónico, no cabe duda de que la mejor opción es prevenirlo a fin de que no aparezca o tratarlo, si ya se instaló.

Desde la óptica de la salud, el mejor consejo pragmático y sencillo ronda en mantener algunos hábitos.

Consejos para paliar el estrés:

  • Comer sano, de acuerdo con una dieta equilibrada.
  • Evitar el alcohol y otras drogas.
  • Dormir unas ocho horas diarias, pero sobre todo, descansar, esto es, procurar un sueño reparador.
  • Hacer ejercicio físico de manera rutinaria dos o tres veces por semana; ello genera endorfinas y elimina el exceso de adrenalina.
  • Realizar actividades o herramientas que nos ayuden a tener un mayor equilibrio tanto físico como mental.
  • Evitar la sobrecarga de actividades, particularmente, no asumir compromisos ni involucrarse en objetivos difíciles de concretar.
  • Realizar actividades recreativas que alivien nuestras jornadas laborales.
  • Tratar de tener una actitud positiva ante los retos de la vida.

Cómo nos ayudan a paliar el estrés Taichi y Chikung

Dentro de estas pautas es importante resaltar los ejercicios o herramientas que nos ayuden a tener un mayor equilibrio físico y mental como pueden ser el Taichi y el Chikung.

El Taichi y el Chikung  reduce el estrés mediante el fomento de la respiración profunda y rítmica. También promueve la relajación al aumentar el flujo de sangre y oxígeno a cada parte del cuerpo.

Su práctica se compone de tres procesos de regulación, en los que cuerpo, respiración y mente interaccionan entre sí buscando una armonía entre ellos. Uno de estos procesos es la Regulación de la Mente y las Emociones.

Taichi y Chikung pueden ayudar a sanar y equilibrar las emociones haciendo que seamos conscientes de los componentes físicos de la ansiedad y el estrés (tensión en los hombros, ansiedad digestiva, mirada suspicaz, respiración superficial, …) y las emociones y pensamientos que nos llevan a ellos. Esto se hace a través de métodos prácticos que nos ayudan a resolver dichos problemas en su plano energético, es decir, sobre todo cuando las emociones influencian al Qi o cuando se expresan en forma de unos deficientes hábitos físicos posturales, respiratorios o en forma de tensión. Por tanto, su práctica, a través de ejercicios y movimientos permiten dirigir el Qi, a tratar problemas corporales, respiratorios y psicológicos de forma simultánea.

¿Cómo se logra?

Escuchando a nuestro cuerpo, logrando un autoconocimiento de nuestro ser, aprendiendo con ello a saber relajar y soltar, adoptando con ello una mejora de nuestra estructura corporal, de nuestra respiración y sobre todo liberarnos de toda tensión, sabiendo canalizar nuestras emociones.

Con el Taichi y el Chikung se logra, a través de sus “movimientos” a un estado de quietud, serenidad y tranquilidad, protegiéndonos de toda aquello que nos genere estrés y nos ayuda a vivir el “aquí y el ahora” o sea la atención plena permitiendo con ello, alejarnos del pasado y también del futuro: esas dos realidades en las que no podemos intervenir, ya sea porque ya han ocurrido o porque aún no sabemos cómo transcurrirán, logrando por ello saber parar.

Aceptando las situaciones

Aceptar es la capacidad de acoger lo que viene, sea agradable o doloroso; es permitir lo que es.

Cuando sucede algo que nos disgusta o aparece un obstáculo, solemos reaccionar oponiéndonos a ello, produciéndose estrés.

Con la practica nos ayuda a saber elegir con mayor tranquilidad lo que queremos o no y dejar que las cosas fluyan tal como vienen.

En definitiva, con la práctica de estas disciplinas tendremos muchos efectos beneficios, todos muy importantes a la hora de afrontar nuestro estrés. Por ejemplo:

  • Aprendemos a estar en el presente
  • Aceptamos mejor las situaciones
  • Focalizamos nuestra mente en una sola cosa
  • Nuestra mente se tranquiliza
  • Aprendemos a conocernos mejor

Fuente: Escuela Canaria de Artes Integrales

http://www.cultivarsalud.com/salud-natural/el-taichi-y-el-chikung-herramientas-para-paliar-el-estres/