25. jul., 2016

Texto

Los 'tres tesoros' que rodean el Universo del 'Chi Kung'

  • YAIZA PERERA
  • Madrid

Actualizado 31/01/201600:21

http://www.elmundo.es/vida-sana/bienestar/2016/01/31/56a9eee8ca4741fe318b45cc.html

Desde hace miles de años, la cultura china estudia desde el ámbito científico y religioso la influencia de la energía vital en la salud física y emocional del ser humano. El Chi Kung es el arte que, en la práctica, se ocupa de que ese chi circule correctamente por el organismo a través de ejercicios que combinan movimiento y la meditación con el objetivo de recuperar el equilibrio. He aquí algunas pinceladas sobre esta disciplina espiritual.

Creación del Universo

Según la filosofía china, en un principio todo era un vacío absoluto. "Hubo un primer impulso, una energía Yang -fuerza, avance, activación-, a la que se le opone y complementa una Yin - débil, pasiva, de retroceso. Ambas, con polaridades opuestas, comienzan a moverse como una bobina electromagnética", detalla el Instituto Qigong de Barcelona en su página web. Así se entiende que se creó el Universo y nuestro mundo interior.

'Los tres tesoros'

El entrenamiento gira entorno a los denominados tres tesoros (Jing, Chi, Shen), según especifica Yang Jwing-Ming en La raíz del Chi Kung chino, donde revela algunos de los secretos clave para entender con profundidad la cosmovisión que rodea a la práctica.

Jing (la esencia). El Jing se entiende como la materia prima o fuente original de la que está formado un ser. Lo transmiten los padres y varía en cada uno de nosotros la cantidad y calidad. Se cree que los riñones son la sede del jing original.

Chi. No existe ninguna definición científica que haya sido aceptada de forma unánime por los practicantes del Chi kung y la sociedad médica china. Algunos piensan que es energía eléctrica, otros magnética y otro calor u otro tipo de energía. El chi es fuerza natural que llena todo el Universo. Se encuentra en el cielo, tierra y todos los seres vivos.

Habría un chi original que procede del jing que recibimos antes de nacer y otro que se extraería del jing de los alimentos que tomamos o del aire que respiramos. La calidad de éstos, las emociones o incluso las estaciones, repercuten sobre nuestra energía.

A los conocidos sistema nervioso, sanguíneo y linfático se sumaría así otro, según la medicina china, que es el sistema circulatorio del chi, que aporta la vitalidad necesaria para mantener el buen funcionamiento del resto a través de 12 canales, que no son materiales, y ocho vasos que serían como depósitos y regulan el flujo. Los principales serían el de la concepción y gobernador, que se encuentran en la línea central de la parte anterior y posterior del torso y de la cabeza

Shen. Sería la parte espiritual de nuestro ser. El Chi Kung persigue nutrirlo y fortalecerlo. Cuando la mente de una persona se encuentra dispersa y confusa se cree que su shen deambula. Se aleja de su centro natural, el Dan tien superior ( frente o tercer ojo). El Chi Kung, aumentando la concentración y la serenidad interior, lo reubica en su lugar de origen. Según las creencias budistas y taoístas, si el espíritu de una persona no es fuerte, cuando ésta muera dispondrá de poco tiempo para la reencarnación antes de que se disperse su energía. Si por el contrario, en vida se ha alcanzado el estado de iluminación (o buda) al abandonar el cuerpo, el espíritu vive eternamente.

Diferencias con el 'Tai Chi Chuan'

Paseando al aire libre habrá observado en alguna ocasión a un grupo de personas haciendo movimientos lentos y continuos como si acariciase el aire. Es difícil a primera vista distinguir si se trata de Chi Kung o Tai Chi Chuan, más conocido en España, pero entre una y otra práctica hay marcadas diferencias.

El Chi Kung realiza un trabajo profundo sobre la energía interna. Tiene 7.000 años de historia y una gran riqueza de fondo y forma. Ha sido practicado por taoístas, confucianos o budistas y su teoría desarrollada por diversos médicos y monjes, según explica Isabel Calpe, que práctica las dos disciplinas.

El Tai Chi Chuan es una secuencia muy concreta de movimientos y fue creado por un maestro en el siglo XIII viendo un combate entre una grulla y una serpiente. Hay una máxima que dice que practicar Tai Chi Chuan sin conocer Chi Kung es como construir una casa sin los fundamentos.